Natalia-Mejía-Florida Natalia Mejía se mudó junto a su familia a Nueva York hace cuatro años y luego a Florida. Ha enfrentado muchos retos, al no saber inglés.
Imagen suministrada por Alianza Center.

Natalia Mejía ha perdido su primer año de universidad, por no poder tomar el examen ESOL en su idioma natal.

Natalia Mejía, una joven dominicana, es una de los 300,000 estudiantes en Florida que han sido afectados por no poder tomar el examen estandarizado ESOL (English to Speakers of Other Languages) en su lengua natal.

Mejía sueña con estudiar justicia criminal para trabajar en forense, pero el no tener su diploma de escuela superior, por no haber tomado el examen, la imposibilita a continuar con sus estudios.

RELACIONADO: Florida’s Dept. of Education May Put Thousands of ESL Students at Risk

“Empecé a tomar mis clases en la universidad, pero a la semana me las quitaron, porque no tenía el examen. Ya voy a tener 21 años, así que este es tiempo que estoy perdiendo”, Mejía dijo a The Americano. 

Mejía llegó a Estados Unidos, junto a su madre y tres hermanas, hace cuatro años. Primero se establecieron en Albany, Nueva York. Para entonces, ninguna de ellas sabía hablar inglés.

“Estuvimos en Nueva York un año y luego mi mamá, pensando en una mejor calidad de vida, nos mudamos a Florida. También pensando en el frío que hace en Nueva York, y que hay una comunidad latina más grande en Florida y más oportunidades de trabajo”, dijo Mejía.

En Florida, los retos para Mejía y su familia continuaron, porque no conocían a nadie y se les hacía difícil comunicarse.

En la escuela, la joven también encontró una barrera, aunque tuvo el apoyo de maestros y trabajadores sociales.

“Cuando llegué a los Estados Unidos, tenía 15 años y entré al primer semestre de octavo grado. Diría que fue horroroso”, recordó Mejía. “Visitaba mucho a mi consejera o me llevaban a la consejera, porque no entendía las clases y me ponía a llorar. Me frustraba, me ponía nerviosa y ni en español podía hablar”. 

La pandemia ha afectado aún más la situación de la estudiante, pues se le ha hecho más difícil comunicarse, ya que algunas oficinas están cerradas.

Ante esta problemática, Alianza Center, junto a otras organizaciones sin fines de lucro, lanzaron recientemente una campaña, para pedirles a los legisladores de Florida que aprueben una legislación que les permita a los estudiantes que no dominan el inglés a tomar los exámenes estandarizados en su idioma.

Los esfuerzos de las organizaciones es que se aprueben los proyectos de ley SB 724 / HB 711 en esta sesión legislativa.

Johanna López, directora ejecutiva de Alianza Center, indica que el “native assessment”, representa un acceso equitativo para los estudiantes que están aprendiendo inglés como segundo idioma.

“Les provee la oportunidad de demostrar su conocimiento en su lengua nativa en las materias académicas ayudándolos a avanzar en el progreso académico escolar y así poder aspirar a la educación postsecundaria que muchas veces se ve obstaculizada por no aprobar los exámenes estandarizados en inglés en el estado de la Florida”, dijo López.

Relacionado: Returning to In-Person Classes Poses Risks to Latino Households

La directora indica que estas medidas no solo beneficiarán a los estudiantes académicamente, sino también su autoestima.

“Va a llegar un punto que me voy aburrir y no voy a querer seguir estudiando. Porque al tanto luchar y tratar y nadie hacer nada, me va a quitar el ánimo de seguir estudiando”, Mejía reflexionó.