AP Photo/John Locher, File
AP Photo/John Locher, File

A pesar de que la tasa de homicidios de Nevada ha bajado un 20 % este año, la candidata republicana Sigal Chattah ha tratado de pintar un retrato distópico del estado y culpar al actual fiscal general Ford. Sin embargo, Chattah se opone notablemente a leyes más estrictas en torno al arma principal utilizada en los asesinatos: las pistolas.

Todos los nevadenses quieren que su familia esté segura y libre de los peligros de los delitos violentos, por lo que es una buena noticia que la tasa de homicidios de Nevada haya disminuido significativamente este año.

A fines de julio, la cantidad de asesinatos en todo el estado disminuyó casi un 20 % año tras año desde 2021, según el Departamento de Seguridad Pública de Nevada. Los delitos violentos siguen siendo un problema en el estado, pero las cifras parecen estar volviendo a la línea de base desde los picos de la era de la pandemia. La tasa de homicidios del estado ahora está por debajo de los niveles de 2018. 

Esa disminución se produce en medio de una ola de temor en el año electoral en Nevada, ya que algunos candidatos han intentado utilizar el aumento de asesinatos y delitos violentos durante la pandemia como un arma política, incluso cuando ocurrieron por todas partes del país, tanto en los estados liderados por los demócratas como por los republicanos, en medio de una situación que se da una vez por siglo.

Sigal Chattah, la candidata republicana a fiscal general (AG, por sus siglas en inglés) de Nevada, es uno de los candidatos que ha empleado esa estrategia, buscando culpar al actual fiscal general Aaron Ford por el aumento de los delitos violentos en 2020 y 2021.

Chattah ha mentido sobre la tasa de homicidios de Nevada bajo el liderazgo de Ford y trató de culparlo por el aumento de los delitos a nivel local, a pesar de que los asesinatos y robos generalmente son investigados por la policía local y no por el AG estatal. También trató de culpar el aumento de la violencia a una ley apoyada por Ford y aprobada en 2019, que aumentó el acceso a programas de desviación del crimen para delincuentes no violentos y de bajo nivel. 

No ha habido un aumento significativo en el crimen en general desde que se aprobó la ley, y Nevada en realidad ha visto una gran disminución en los niveles de violencia y delitos contra la propiedad desde que Ford asumió el cargo en enero de 2019. 

No obstante, Chattah ha tratado de pintar un retrato distópico de Nevada y culpar a Ford, a pesar de que ella misma se ha negado a contemplar leyes más estrictas en torno al arma principal utilizada en los asesinatos: las pistolas. Más de dos tercios de los asesinatos en Nevada se cometen con una pistola o arma de fuego y las ventas aumentaron en Nevada durante la pandemia. 

Chattah, que ha sido respaldada por la Asociación Nacional del Rifle, ha dicho que “más encarcelamiento y menos legislación harían maravillas” y se opone a nuevas leyes de seguridad de armas, a pesar de un amplio cuerpo de investigaciones que muestra que más armas conducen a más muertes por armas de fuego.

Por el contrario, Ford, padre de tres hijos, pero también propietario de un arma, se ha centrado en abordar la plaga de la violencia armada. Ford ha reconocido que Nevada tiene un “problema de armas”, ha sido un vocal partidario de las leyes de seguridad de armas, y ha sido explícito sobre el papel que juegan las armas en el aumento de asesinatos y tiroteos masivos. 

“Soy el Fiscal General de NV y haré todo lo que esté a mi alcance para continuar fortaleciendo las prácticas seguras de armas”, escribió Ford en un tuit luego del tiroteo masivo de mayo en una escuela en Uvalde, Texas. “Es lo correcto: por las familias que no pueden meter a sus hijos en la cama esta noche, por los afectados por la violencia armada y por el futuro bienestar de nuestra sociedad”.

Ford ha defendido previamente esfuerzos exitosos para aprobar leyes de seguridad de armas ampliamente populares, que incluyen: verificaciones de antecedentes ampliadas; cerrando la escapatoria de las exhibiciones de armas; una ley de “bandera roja” para mantener las armas fuera del alcance de los abusadores domésticos; la prohibición de las “armas fantasma” o armas que no se pueden rastrear; y la prohibición de aditamentos para disparo automático después del tiroteo masivo mortal de 2017 en el Festival de Música Route 91 en Las Vegas. 

“Ese es el tipo de cosas que debemos apoyar en este estado para garantizar que las personas que no deberían poseer armas no las posean”, dijo Ford recientemente al Nevada Independent. “Creo que sin esas filosofías, verás absolutamente un aumento en el crimen”.

Chattah ha presionado agresivamente por una política relacionada con las armas: el enjuiciamiento de los “poseedores prohibidos”, personas que han sido condenadas por un delito grave de violencia doméstica, agresión o acecho. Bajo la ley de Nevada, estas personas tienen prohibido poseer un arma, y la violación de la ley es un delito grave punible con uno a seis años de prisión. Chattah también apoya sentencias mínimas obligatorias para estas personas.

Tanto Ford como Chattah han abordado el tema de los delitos violentos en Nevada durante sus campañas, pero lo han hecho de maneras radicalmente diferentes. En noviembre, los votantes decidirán entre los candidatos y sus planes distintos para Nevada.