Image courtesy of Aaron Ford campaign
Image courtesy of Aaron Ford campaign

El fiscal general de Nevada, Aaron Ford, fue elegido por primera vez para el cargo en 2018 y está en la contienda para la reelección en noviembre. En la primera parte de nuestra serie de tres entrevistas con él, aprendimos sobre Ford, el hombre, esposo y padre, y lo que lo llevó a involucrarse en el servicio público.

Esta entrevista ha sido editada por motivos de brevedad y claridad.

Americano: ¿Qué te hizo decidir entrar en el servicio público en primer lugar?

Ford: En realidad, fue cuando mi hijo pensaba que me estaba haciendo una broma: mi hijo mayor que ahora está en la escuela de medicina. Cuando volvimos aquí a Las Vegas, en 2007, él estaba en la escuela secundaria y dijo: ‘Papá, dijiste que todo lo que haces es por la familia, ¿verdad?’ Le dije: ‘Así es hijo, me alegro que reconozcas que todas las decisiones que tomo son por la familia; de eso se trata, me alegro que lo entiendas; me alegro que lo reconozcas’. 

Él dijo: ‘Si ese es el caso, papá, ¿por qué nos mudaste de Texas a Las Vegas, que tiene el peor distrito escolar de la nación?’ Y luego se echó a reír y dijo: ‘Te comprendo, papá’. Le dije: ‘Sabes qué, tienes razón, esa es una muy buena pregunta’. 

Lo tomé todo en serio porque mi hijo estaba en la escuela secundaria en ese entonces, y quería ser médico, y ya habíamos experimentado que teníamos suplentes a largo plazo enseñándole química avanzada, lo cual no iba a ser propicio en su preparación para convertirse en médico. Decidí en ese momento que convertiría esa broma en motivo para crear una realidad… que respondería a esa broma con la realidad de comprometerme e involucrarme. Me postulé para el cargo, inicialmente para ayudar al sistema escolar. 

Solía ser maestro, tengo un doctorado en educación: de mis cinco títulos, cuatro son en educación. Quería involucrarme y ayudar a mejorar el distrito escolar —el sistema escolar en nuestro estado— así que me postulé para el senado del estado. Perdí miserablemente, pero eso fue lo que me inspiró a seguir. Volví a postularme dos años después. Regresé para ganar con la misma idea en mente: primero que nada, para mejorar nuestro sistema educativo. Las cosas han ido progresando desde entonces.

Americano: ¿Qué es lo que más te gusta hacer cuando no estás trabajando o haciendo campaña? Cuéntanos algo divertido sobre Aaron Ford.

Ford: No sé si lo llamarías divertido o no, pero me gusta tomar siestas cuando no estoy trabajando tanto. Pero no, en serio, primero soy esposo y padre, y me encanta pasar tiempo con mi familia. Ya sea ayudar a mi hijo menor con sus solicitudes para la universidad o que mi esposa y yo podamos ir al cine, ese es el tipo de cosas que me gusta hacer. 

Me gusta salir con mi familia, me gusta pasar tiempo con ellos y simplemente estar cerca de ellos. Pero también me gusta viajar y por eso me encantaría ir a algún lado. No tengo idea de adónde iría en este momento. Ni siquiera puedo pensar en eso, francamente, más allá de las elecciones… pero esas son algunas cosas que me gustan. Una de las cosas más divertidas que algunas personas saben sobre mí —y que probablemente nunca volverán a presenciar— es que me encanta el karaoke. Pero depende de la canción… estaría cantando en algún karaoke si tuviera algo de tiempo en estos días.

Americano: Tengo que preguntar, ¿tienes una canción favorita de karaoke?

Ford: Tengo un puñado de favoritas. No puedo cantar, pero puedo actuar. La selección de canciones que puedo interpretar son “Poison” de Bell Biv Devoe y “Brick House” de los Commodores. Si tuviera una canción favorita, sería “Brick House” de los Commodores. 

Americano: ¿Qué es lo que más te gusta de ser padre?

Ford: Mirar, vivir y amar a mis hijos. Tengo tres hijos y un sobrino que mi esposa y yo hemos criado. Estoy muy orgulloso de ellos, son mi motivación. Como he dicho, la razón por la que me postulé para el cargo en primer lugar fue por una conversación que tuve con uno de mis hijos. Entonces, la mejor parte de ser padre es que tengo estos hijos a los que puedo mirar, pasar tiempo con ellos y maravillarme una y otra vez. Trato de ser el mejor modelo a seguir para ellos, reconociendo que las personas cometen errores. Las personas tienen que pasar por la vida y tienen que aprender lecciones. Disfruto hablar con ellos sobre las experiencias de la vida y estar presente para ellos, a medida que maduran y se convierten en agentes activos de nuestra sociedad.

Americano: ¿Tienes una tradición familiar favorita?

Ford: Mi festividad favorita es el Día de Acción de Gracias, porque puedo mantener cautiva a mi familia por un corto período de tiempo. Una de nuestras tradiciones de Acción de Gracias es que cada cual en la mesa tenga su turno para hablar sobre las cosas por las que estamos agradecidos; quizás algo notable que ocurriera durante el último año, por lo cual estamos  agradecidos. Esa es una de las tradiciones que tenemos. 

Estamos todos juntos en esa ocasión. Mi hijo mayor está en la escuela de medicina, y haremos todo lo posible para que no se pierda el Día de Acción de Gracias este año. Estoy seguro de que estará en medio de alguna rotación en algún lugar, pero es una tradición muy importante que tenemos. 

Americano: Si no fueras servidor público ni abogado ni educador, ¿qué serías? En una vida distinta, ¿qué harías?

Ford: Realmente disfruto los asuntos internacionales y cosas por el estilo, así que probablemente trataría de ser embajador o funcionario del servicio exterior, algo que me daría la capacidad de experimentar otras culturas. Estudié en el extranjero cuando era estudiante de pregrado en México. Todos mis hijos han tenido experiencias internacionales estudiando en otros lugares, y eso es algo que me fascina. Entonces, si no estuviera haciendo lo que estoy haciendo ahora, en otra vida, sería embajador o funcionario del servicio exterior.

Americano: ¿Qué es algo que la gente podría no saber sobre ti? 


Ford: Hablé sobre el karaoke, pero lo que no te dije es que realmente interpreto a un Michael Jackson fantástico. Sus canciones son mis favoritas. Cuando era niño, me llamaban Michael Jackson Jr. Tenía rizos, pero un poco secos; no me parecía a Michael Jackson, pero traté de ser como Michael Jackson. Así que tenía una pequeña chaqueta, y tenía el guante y las gafas. 

Estaba en quinto grado y participé en un concurso de talentos una vez. Hice el giro como lo hace Michael Jackson y mis gafas volaron, pero seguí como si no pasara nada y todo salió bien. Me moví como lo hace Michael Jackson, volví a girar y me abalancé, y me volví a poner las gafas. Así que hago una imitación de Michael Jackson genial. Mucha gente no sabe eso. No podrán volver a verla… pero es un talento mío que pocos conocen. 

Lee la segunda parte de nuestra entrevista con el fiscal general de Nevada, Aaron Ford, la próxima semana, cuando hablamos sobre su historial como fiscal general, sus esfuerzos en cuanto a la seguridad pública y justicia penal, y su trabajo con la comunidad latina.