Image courtesy of Aaron Ford campaign
Image courtesy of Aaron Ford campaign

En la tercera y última parte de nuestra serie de entrevistas con el fiscal general de Nevada (AG, por sus siglas en inglés), Aaron Ford, hablamos sobre sus principales prioridades para un posible segundo mandato, su defensa de los derechos reproductivos y de los resultados de las elecciones de Nevada de 2020, y lo que ha hecho para garantizar la justicia económica para sus electores.

Puedes leer la primera parte de nuestra entrevista aquí, donde Ford habla sobre su vida personal y lo que lo llevó a involucrarse en el servicio público. En la segunda parte, hablamos sobre su historial como fiscal general, sus esfuerzos en la seguridad pública y justicia penal, y su trabajo con la comunidad latina.

Esta entrevista ha sido editada por motivos de brevedad y claridad.

Americano: Has hablado abiertamente sobre tu defensa de los derechos reproductivos, aún cuando el derecho al aborto sigue protegido por los estatutos existentes en Nevada. ¿Por qué es que este tema es tan importante para ti?

Ford: En primer lugar, es una cuestión de libertad. Es un tema que trata de una libertad fundamental que existió y luego, un día, no existió. La Corte Suprema nos ha llevado 50 años atrás, a una época en que las mujeres no tenían la libertad y la autonomía corporal para decidir si abortar o formar una familia o arriesgar su vida o tomar decisiones al respecto. 

Esa es la primera razón por la que debemos ser conscientes. La segunda razón es que, sin lugar a duda, el derecho a abortar hasta las 24 semanas está codificado en nuestros estatutos, pero los parámetros en torno a cómo ejercer ese derecho son los que deberían preocuparnos. La persona que corre en mi contra podría defender absolutamente cosas que pondrían trabas a al derecho al aborto: plazos de espera, leyes de ultrasonido y cosas así por el estilo. Entonces, lo que nos tiene que preocupar es que cuando alguien te dice, en tantas palabras, que quiere enjuiciar y encarcelar a las personas que buscan abortar; deberías preocuparte mucho por eso. Si ella se convierte en la máxima oficial de la ley en el estado, y ella se opone tanto al ejercicio de ese derecho bajo nuestros estatutos, entonces buscará socavar ese derecho, y debemos hacer todo lo posible para evitar que eso suceda.

[Nota del editor: En un debate durante las primarias republicanas, Chattah pareció sugerir que enjuiciaría a las mujeres que buscan un aborto. “Lo veo de la misma manera en que aumentamos las sentencias en casos de niños no nacidos, de las víctimas de estos casos. Lo sumaría a eso”, dijo Chattah.

Desde entonces, Chattah afirmó que su opinión fue tergiversada y dijo que no quiere enjuiciar a las mujeres. Pero también ha dicho que es “pro-vida”, que “la vida comienza en el momento del latido del corazón del feto” y que “si el aborto es atención médica, el asesinato debe ser el control de la población”.]

Americano: Mencionaste la libertad. Muchos candidatos en todo el país han dicho que la libertad se decidirá en la boleta este noviembre, ya sea la libertad reproductiva, la libertad democrática, etc. ¿Estás de acuerdo con esa perspectiva?

Ford: Absolutamente, y combinaría ese enfoque indicando que la justicia está en juego en la boleta electoral, especialmente en este estado en particular, donde soy el fiscal general que lucha por la justicia; la persona que se presenta contra mí no lo es. Y lo que he dicho es que probablemente podrías pensar en cualquier palabra que quieras, sumarla con la palabra justicia, y eso es lo que hago en mi trabajo, eso es lo que hace mi oficina. Ya sea que estemos hablando de justicia penal, justicia económica, justicia ambiental, justicia de género, justicia racial, justicia reproductiva: esas cosas también están en juego en la boleta electoral, porque tienes a alguien compitiendo contra mí que buscará socavar todo eso: si ella se convierte en la que ocupa este escaño en particular. Y de nuevo, no es solo aquí en este estado; esto está ocurriendo en todo el país, y debemos permanecer firmes en nuestra oposición a esos esfuerzos.

Americano: Mencionaste la justicia económica. La economía y la inflación obviamente son lo más importante para muchos votantes. Obviamente, actualmente no eres legislador, pero ¿qué pasos has tomado y puedes tomar para tratar de garantizar que los nevadenses de clase trabajadora tengan una oportunidad justa, económicamente hablando?

Ford: COVID nos presentó una oportunidad de ayudar a los nevadenses de maneras que no estaban contempladas necesariamente en la descripción de mi trabajo. Al final del día, lo que pudimos hacer durante COVID fue proteger a los nevadenses de desalojos injustificados, durante el tiempo de una moratoria que había establecido nuestro gobernador. Eso es justicia económica.

Pudimos hacer retroceder los esfuerzos de aumento de precios que vimos que ocurrían. Aunque no teníamos una ley específica sobre aumento de precios que lo abordara, utilizamos leyes antimonopolio y otras leyes de prácticas justas, pero ahora también hemos aprobado una ley sobre aumento de precios que entraría en vigor durante una pandemia, por ejemplo. Y durante ese mismo período de tiempo, continuamos enfocándonos en la ‘c’ de la protección del consumidor, donde hemos aportado más de $330 millones de fondos de liquidación para opioides, que se destinarán a un sistema estatal que puede ayudar a rectificar lo que hemos visto pasar en manos de estas empresas sin escrúpulos.

Además de eso, trajimos decenas de millones de dólares en fondos de liquidación contra otras corporaciones que no han tenido escrúpulos en cuanto a cómo han interactuado con nuestros residentes, y eso también brinda seguridad económica porque podemos recompensar a quienes han sido estafados.

Americano: Si ganaras, ¿cuáles serían tus principales prioridades para un segundo mandato?

Ford: Mi prioridad sigue siendo la misma: la justicia. Una vez más, probablemente podrías adjudicarle cualquier palabra que se te ocurra, y ahí va nuestro enfoque; eso ha sido así y seguirá siéndolo. Lo que vimos hace dos años, por ejemplo, en el ámbito constitucional. La defensa de nuestro sistema de democracia fue una prueba de lo que veremos, pienso yo, en dos años: en 2024, cuando aparezcan personas que pregonan el ‘Big Lie’. Algunas de esas personas han llegado a ser candidatos republicanos para ciertos puestos en nuestro estado. 

Van a intentarlo de nuevo, y necesitamos a alguien en esta oficina del fiscal general que respete la constitución, que haga retroceder las mentiras y que se asegure de que la integridad de nuestras elecciones no sea atacada y continúe prosperando. Entonces, esa es una de las áreas de enfoque que tendré, porque nos prepararemos para las elecciones de 2024.

Americano: Hemos visto a algunos republicanos en Nevada pasar casi dos años poniendo en duda las elecciones de 2020. ¿Cuáles son las consecuencias a largo plazo de esas acciones? ¿Cuál es el impacto tangible en la vida de los nevadenses si no se confía en las elecciones y si los políticos simplemente anulan su voto?

Ford: Ha habido esfuerzos durante mucho tiempo para socavar la franquicia de votar, y no solo se trata de cuando te presentas en las urnas. Lo que he aprendido a lo largo de mi jornada en la política es que aquellos que se oponen a nuestro proceso democrático de votación primero comenzarán tratando de decir quién puede votar, qué ciudadanos legalmente registrados pueden votar. Intentarán limitar eso. Luego intentarán limitar cuándo se puede votar. 

Y si no pueden limitar cuándo puedes votar, entonces intentarán limitar si tu voto se puede contar. Si se ha contado, entonces intentarán ver si se puede descartar. Y si no pueden lograr que se descarte, entonces van a seguir dando seguimiento hasta el punto en que vimos que ocurrió la insurrección del 6 de enero. Esos son ejemplos muy tangibles, porque la gente experimenta eso. 

Lo experimentan cuando intentan registrarse, lo experimentan cuando intentan votar, lo experimentan cuando tratan de ver su voto contado; lo experimentan cuando intentan existir en una república democrática que se basa en la premisa de un proceso electoral que permita una transición pacífica del poder. Entonces me parece que los que somos fieles a la constitución y fieles a la república democrática vamos a querer gente en el cargo que las va a apoyar, no a los que van a tratar de mentir y socavarlas.

Americano: ¿Cómo protegerías, como fiscal general, el derecho al voto de los nevadenses y cómo garantizarías que sus votos no sean anulados?

Ford: No tengo que decirte lo que haría, puedo mostrarte lo que he hecho. Mira hacia atrás, a lo que hicimos hace dos años. Fue mi oficina la que estaba en la corte rechazando un mínimo de seis demandas que la última administración presentó contra nuestro estado, tratando de evitar que se contaran los votos o tratando de que se anularan los votos. Nosotros éramos los que estábamos en la corte, rechazando y prevaleciendo porque las personas que mentían no podían presentar evidencia para respaldar sus mentiras.

Ahora bien, dicho esto, cuando ocurren los casos de fraude electoral, los proceso, como lo demuestra el hecho de que una persona que mintió sobre la boleta electoral de su esposa —Dios bendiga su alma, su esposa fallecida— fue votada por otra persona. Resultó que fue él quien votó, y lo procesé y aceptamos que se declarara culpable de un delito grave por fraude electoral. Esos delitos son escasos y aislados, pero el punto es que voy a defender el proceso electoral y la integridad de nuestras elecciones, procesando el fraude electoral pero también rechazando las mentiras sobre el fraude electoral.

Americano: ¿Qué crees que pasaría en Nevada si Sigal Chattah ganara? ¿Qué significaría eso para los nevadenses, en tu opinión?

Ford: ¡Ay de Nevada si la persona que se presenta contra mí se convierte en fiscal general! Ella ya ha indicado que tiene la intención de usar la ley de manera vengativa. Aquellos que no la apoyaron se convertirán en el objetivo —según sus propias palabras— de investigaciones por corrupción. No existe evidencia alguna que pueda apoyar sus razones, pero ya ha dicho cómo usará la ley. 

Ella no aprecia ni respeta la dignidad de cada nevadense. ¿Cómo lo sé? Porque dijo que yo debería estar colgado de una maldita grúa, y luego se defendió diciendo que lo que hacía era compararme con un terrorista que es el jefe de Hamás. Ella no respeta mi dignidad; ella tampoco respetará la dignidad de muchos otros en este estado. 

Tampoco tendríamos a una abogada competente en el ámbito del fiscal general. ¿Cómo lo sé? Ha presentado demandas en las cuales los honorarios de los abogados han sido otorgados contra sus clientes, debido al trabajo de mala calidad que ha hecho. Ha incumplido los plazos. Ha mentido en los alegatos y tuvo que corregir esos alegatos, porque no es una persona competente para estar en la corte. Y eso no sería un gran servicio a nuestro estado. De hecho, sería un perjuicio.

Americano: ¿Hay algo más que quieras compartir?

Ford: Me encanta este trabajo. Es el mejor trabajo que he tenido, y he tenido algunos buenos trabajos: he sido maestro, abogado durante más de 20 años, líder de la mayoría del Senado estatal. Pero este es el mejor trabajo que he tenido y es uno que quiero conservar. Por eso estoy trabajando tan duro para ser reelegido, para correr la voz sobre lo que hacemos en este cargo y la importancia de tener a alguien en esta oficina que aprecie, por encima de todo, la humanidad y la dignidad de cada nevadense. 

Espero tener la bendición de recibir otro mandato y la oportunidad de continuar sirviendo a la gente del estado de Nevada.