Campaign photo of Sigal Chattah
Campaign photo of Sigal Chattah

En la década de 1990, Curtis Debord supuestamente contrabandeó $ 5 millones en armas y partes de armas a los EE. UU., según el gobierno federal. Investigadores en California también sospecharon que Debord pudo haber estado involucrado en un asesinato a sueldo en la década de los 80, aunque no fue acusado. Debord es ahora uno de los mayores donantes de la candidata republicana a fiscal general Sigal Chattah.

La republicana Sigal Chattah, que afirma que “volverá a ilegalizar el crimen”, ha aceptado decenas de miles de dólares en donaciones de campaña de un contrabandista de armas acusado.

Chattah, quien se postula para ser la próxima fiscal general de Nevada, aceptó $10,000 en contribuciones de campaña de Curtis Lynn Debord, quien fue acusado de supuestamente contrabandear millones de dólares en armas ilegales a Estados Unidos en la década de los 90.

Debord donó $ 10,000, la cantidad máxima permitida, a la campaña de Chattah el 27 de abril. Las contribuciones de Debord, que fueron reportadas por primera vez por el American Independent, hacen del presunto contrabandista de armas uno de los principales donantes de Chattah, incluso cuando la republicana ha centrado su campaña en torno al tema del crimen en Nevada.

En el lapso de cuatro años a partir de 1997, Debord fue procesado tres veces por separado y acusado de numerosos delitos, incluyendo la conspiración para contrabandear armas de fuego y partes de armas de fuego a los EE. UU., la conspiración para traficar con armas de fuego sin licencia y la manipulación de testigos. 

Debord fue acusado luego de una investigación encubierta llevada a cabo por la Oficina de Aduanas de EE. UU. (ahora conocida como Aduana y Protección Fronteriza de EE. UU.). Según el gobierno federal, Debord supuestamente pasó de contrabando $ 5 millones en armas y partes de armas de Vietnam a los EE. UU. y vendió ilegalmente más de 1,000 armas de fuego y otras municiones, incluyendo partes para ametralladoras y lanzagranadas, a ciudadanos privados. 

Debord también fue acusado de intentar sobornar a un testigo para que diera falso testimonio ante un gran jurado federal. Como SFGate reportó en 1998, en un momento, Debord supuestamente advirtió a uno de los agentes encubiertos del gobierno: “Si hay una rata (informante), la matamos, a la familia, a los niños”.

Los cargos fueron finalmente desestimados en 2005, con el argumento de que se había violado el derecho al debido proceso y a un juicio rápido de Debord y su coacusado. 

En un comunicado, Chattah defendió haber aceptado las donaciones de Debord y se negó a devolverlas, señalando que nunca fue condenado.

“Las acusaciones infundadas y frívolas contra el Sr. Debord resultaron en la negativa a procesar al Sr. DeBord”, dijo Chattah. “Cuando me proporcione una condena por ‘presunto contrabando’, revisaré el asunto”.

Esos cargos no fueron el primer encuentro de Debord con la ley. En la década de los 80, el departamento del alguacil local de California investigó a Debord y a su entonces esposa, Joye, por venta ilegal de armas automáticas y repuestos de armas. Según relatos de periódicos contemporáneos, Debord finalmente se declaró culpable de tres delitos menores como parte de un acuerdo de culpabilidad que incluía retirar todos los cargos contra su esposa.

Poco después, el principal testigo contra Debord, un informante confidencial llamado Roy Foreman, fue asesinado en su casa. La investigación que siguió implicó a un hombre llamado Peter Silverbrand, un conocido de Debord, como el asesino de Foreman. 

Según los informes de los periódicos en ese momento, los investigadores sospecharon que Debord contrató a Silverbrand para cometer el asesinato, y durante el juicio de Silverbrand, los fiscales argumentaron que le disparó a Foreman debido al testimonio de Foreman contra Debord. Debord insistió en que no tuvo nada que ver con el crimen y nunca fue acusado, mientras que Silverbrand fue declarado culpable y sentenciado a cadena perpetua sin libertad condicional.

Chattah no hizo comentarios sobre preguntas relacionadas con la investigación de Debord en la década de los 80 o el caso Silverbrand. Sin embargo, llamó a Debord un “activo” para el estado de Nevada, debido a su trabajo con US Ordnance, un fabricante de armas de fuego que ha recibido contratos federales. 

“El señor Debord es un activo para el Estado de Nevada como pilar de una empresa local de Nevada que continúa manteniendo contratos con el Departamento de Defensa de los Estados Unidos”, dijo Chattah. “Quizás debería explicarme, si el gobierno de los EE. UU. continúa trabajando con el Sr. Debord, por qué es de su opinión que debo rechazar las contribuciones de campaña de él”.